11 de diciembre de 2013

El fútbol es romántico, O'Higgins campeón

Más de 30.000 personas asistieron a la cita histórica que tuvo lugar en el Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos en la noche del 11 de Diciembre. La Universidad Católica, diez veces campeona de Chile, se enfrentaba en la gran final por el título de liga a O'Higgins, ese humilde equipo de Rancagua que nunca había ganado un campeonato. Hasta esa noche. Contra todo pronóstico los 'celestes' iban a conseguir su primera estrella, su primer torneo apertura, tras 58 años de existencia desde la fundación del club. 

Un solitario gol del tucumano Pablo Hernández fue suficiente para alcanzar la gloria. El argentino entonó el grito sagrado en el minuto 34 y el marcador no volvió a moverse hasta cumplidos el tiempo reglamentario y el añadido. No hubo más goles, en gran medida gracias a la memorable actuación del arquero Paulo Garcés, que lo paró todo erigiéndose como la figura de la final. Eduardo Berizzo, el mismo que vistió la camiseta del Celta de Vigo en España durante tantas temporadas, acababa de convertirse en el primer técnico en ganar una liga con el club de Rancagua.

Un guiño al romanticismo, un refuerzo a la esperanza. Dicen que cuando estás acostumbrado a ganar no saboreas tanto las victorias. Pero cuando no lo estás y ganas algo, la noche en la que lo haces se convierte en una de las mejores de tu vida. Es la grandeza de los pequeños, la magnificencia del fútbol. 

Rancagua, una de las ciudades más azotadas por la pobreza en Chile en el último año, podrá disfrutar esta noche del triunfo de su equipo de fútbol. Porque siempre sabe mejor cuando son los que menos tienen los que ganan, porque todo el mundo tiene derecho a soñar y disfrutar de los éxitos, por pocos que sean.

Mi más sincera enhorabuena a toda la afición celeste, así como ánimos a los seguidores de la Católica. 

¡Viva el fútbol romántico!, ¡viva O'Higgins campeón!


O'Higgins, campeón del Apertura de Chile 2013         Fuente: @lt_deportes


25 de agosto de 2013

Las leyendas nunca mueren

Hoy es 25 de Agosto, un día que quedará para siempre grabado en la memoria de los sevillanos. Hoy es el día en el que hace seis años el corazón de Nervión dejó de latir. Hoy es ese día, ese maldito día en el que el Ramón Sánchez Pizjuan disfrutara por última vez viendo sobre el césped a la zurda de diamante. Y no nos olvidamos, jamás nos olvidaremos de cómo luchó durante dos días para ganar su partido más importante. 

No nos olvidaremos de todo lo que dio por un club al que amaba por encima de todas las cosas, con el que sufrió y gozó, con el que vivió tardes inmensas sembrando la semilla de la época más gloriosa de la historia del Sevilla. 

Fue el minuto 28, ante el Getafe. Antonio Puerta caía desplomado sobre la hierba ante la atenta y preocupada mirada de todos. Nadie hubiese imaginado que esos 28 minutos iban a ser los últimos vestido de corto de un chaval de 22 años llamado a hacer grandes cosas en el fútbol. Un joven que había encandilado a todos, pero cuyo aciago destino era caer en el campo de batalla defendiendo la bandera a la que siempre fue leal. 

Hace ya seis años que nos dejaste. Que dejaste de ser futbolista para convertirte en leyenda. Lograste hacer lo que casi 100 años de historia jamás pudieron, béticos y sevillistas entre lágrimas y de la mano te dieron el último adiós.

Y no te olvidaremos, porque las leyendas nunca mueren. Descansa en paz Antonio Puerta, descansa en paz eterno 16.

Antonio Puerta (26 Noviembre 1984 - 28 Agosto 2007)