25 de agosto de 2013

Las leyendas nunca mueren

Hoy es 25 de Agosto, un día que quedará para siempre grabado en la memoria de los sevillanos. Hoy es el día en el que hace seis años el corazón de Nervión dejó de latir. Hoy es ese día, ese maldito día en el que el Ramón Sánchez Pizjuan disfrutara por última vez viendo sobre el césped a la zurda de diamante. Y no nos olvidamos, jamás nos olvidaremos de cómo luchó durante dos días para ganar su partido más importante. 

No nos olvidaremos de todo lo que dio por un club al que amaba por encima de todas las cosas, con el que sufrió y gozó, con el que vivió tardes inmensas sembrando la semilla de la época más gloriosa de la historia del Sevilla. 

Fue el minuto 28, ante el Getafe. Antonio Puerta caía desplomado sobre la hierba ante la atenta y preocupada mirada de todos. Nadie hubiese imaginado que esos 28 minutos iban a ser los últimos vestido de corto de un chaval de 22 años llamado a hacer grandes cosas en el fútbol. Un joven que había encandilado a todos, pero cuyo aciago destino era caer en el campo de batalla defendiendo la bandera a la que siempre fue leal. 

Hace ya seis años que nos dejaste. Que dejaste de ser futbolista para convertirte en leyenda. Lograste hacer lo que casi 100 años de historia jamás pudieron, béticos y sevillistas entre lágrimas y de la mano te dieron el último adiós.

Y no te olvidaremos, porque las leyendas nunca mueren. Descansa en paz Antonio Puerta, descansa en paz eterno 16.

Antonio Puerta (26 Noviembre 1984 - 28 Agosto 2007)